Somos seres visuales, y eso significa que inevitablemente la primera impresión entra por los ojos. En el caso de los anuncios online esto es muy importante, ya que si tu publicidad tiene un mal diseño, faltas de ortografía, errores gramaticales, imágenes en mala resolución o elementos inapropiados estarás perdiendo una gran oportunidad de generar conversiones.
Una vez que tengas montada tu web y empieces escribir tus post podrás poner publicidad de Adsense y cobrar dinero de Google en función de los clicks que tengas. Por ello es importante que escojas bien el contenido del qué quieres hablar y que escribas contenidos relevantes y que interesen a tu público. El dinero que ganes irá en función del tráfico que tenga tu web, y para ello, necesitarás una buena estrategia SEO y tener unos contenidos buenos y actualizados. Esto además se complementa con el anterior punto de afiliación ya que podrás recomendar productos que a ti te gusten y si los lectores compran a través de tus enlaces de afiliación podrás también cobrar dinero sin necesidad de trabajar.

En terminos de no marketing el objetivo es es convertir a un desconocido en amigo, para luego convertir ese amigo en cliente, para luego convertir a ese cliente, en un cliente que le compre toda la vida, una y otra vez, y que genere más clientes. Que se convierta, por decirlo de alguna manera, en un evangelizador de sus productos o servicio o mejor aún en un ente viral.
×